La niña

-Tu hija ‘ta ulda’e bonita, chamo. ¿Cuánto vale para ti? El resto de la banda soltó una risita colectiva, como si se tratara de una travesura colegial. Bien podría serlo: para la banda del Chagas la niñita sentada en el rincón no era un ser humano, sino mercancía. Una manera de ganarse la vida y…

De lejos, aquí al lado

La emoción que sentía al ver sus textos era sólo comparable al absoluto pánico que tenía de sus propios sentimientos. Hola, leyó. Hola :), contestó. Estaré en tu ciudad la semana que viene. Pausa. ¿La semana que viene? Antes que se pudiera controlar, empezó a buscar una lista de excusas para liberarse de la responsabilidad…